Astilleros.

Hyundai

Aunque siempre los nombramos, ¿sabemos algo de ellos?

Etimológicamente la palabra astillero deriva de astilla, pequeño trozo de madera, que ya nos da una idea cercana a la construcción naval en los principios de la historia. Evidentemente los barcos se empezaron a construir con este material que regia el principio de flotabilidad.

Los primeros astilleros de los que se tiene constancia están datados del año 2400AC en Harappan India. Aunque a pequeña escala desde tiempos primigenios el hombre ha construido sus embarcaciones ahuecando un tronco y luego mejorando ese diseño en función del entorno y sus necesidades.

A lo largo de la historia y con el auge de las expediciones comerciales o bélicas hubo ciudades que marcaron un punto de valor por la calidad de sus astilleros, sitios emblemáticos como Venecia, Génova o Pisa en Italia a la que debe sumarse Sevilla que en la Edad Media eran centros de producción naval muy considerados.

Un astillero no sólo construye barcos sino que también es un espacio de reparaciones y conjuntado ambas labores las atarazanas de Barcelona, Blanes, Mataró, Arenys o Vilanova i la Geltrú tuvieron su particular momento de éxito.

Durante muchos siglos la industria naval europea tuvo un gran peso tanto por la calidad como por las dimensiones de los astilleros  asentados en este continente. A finales del siglo XX tanto Japón como Corea del Sur han ocupado la primacía de este simbólico escalafón.

Actualmente China está generando una dimensionalidad extraordinaria por la gran carga de trabajo que tienen.

Hyundai situado en Ulsan, Corea del Sur, es actualmente el mayor astillero del mundo con una cuota del 15% del mercado aproximadamente. Con varios récords como la grúa de mayor tonelaje o la mayor cantidad de diques para producción pero con uno tan espectacular como es el tiempo de producción efectiva con una semana de entrega.

No sabemos cuánto  durarán los números extraordinarios de Hyundai ya que China tiene el objetivo de destronarlo en todos los aspectos. La construcción del Astillero Changxing completa una serie de cifras mareantes, desde una inversión estimada en más de 3.6 mil millones de dólares hasta grandes dimensiones de terreno cubriendo 8 kilómetros de costa con 7 muelles de dimensiones colosales y un solo objetivo, convertirse en el mayor astillero mundial.

En nuestro país el astillero Astondoa cumple 100 años de vida. Iniciado en Portugalete en el año 1916 por los hermanos Jesús y José Astondoa Martínez como una carpintería de ribera que construía botes de remo y traineras fue creciendo y dando luz a embarcaciones de pesca y recreo. Su posterior traslado a la costa levantina fue el inicio de un futuro prometedor y del nombre que hoy se ha labrado en el mundo de la náutica de recreo.

Actualmente ocupa un lugar de privilegio en Santa Pola, Alicante con unas instalaciones muy modernas y funcionales. Más de 3.000 barcos construidos avalan su buen hacer. ¡Felicidades!

Share
Esta entrada fue publicada en Otros. Guarda el enlace permanente.